EL COMPORTAMIENTO TÉRMICO DE LAS FIBRAS

0
314

Escribe: Revista Galaxia / Fuente : Green Fashion

La ignición ocurre cuando la temperatura del tejido es lo suficientemente alta para su descomposición térmica y la generación de volátiles inflamables. El riesgo de incendio de prendas de vestir depende en gran medida de la facilidad de ignición y de la velocidad de propagación de la llama del tejido en particular.

Un alto flujo de incidencia, baja inercia térmica y enlaces químicos débiles darán como resultado un tiempo de ignición más rápido y un mayor riesgo de inflamabilidad. El contenido de fibras, la estructura y los tratamientos de acabado de la tela influyen en su ignición. Tejidos celulósicos, como el algodón, la viscosa y el lino se encienden fácilmente y queman muy rápido.

Pueden continuar ardiendo (resplandor), lo que provoca que los incendios se reinicien o propaguen. Esta propagación de la llama puede ser rápida en superficies de tejidos celulósicos con felpa, como vellón, franela o toallas. Tejidos celulósicos gruesos, apretados y lisos no se encenderán fácilmente. Generalmente, los tejidos hechos de fibras animales, tales como lana o seda, tampoco son de fácil ignición.

Las fibras sintéticas, como el poliéster y la poliamida, se funden lejos de la llama y muchas veces se extinguen por sí mismas. Aunque las fibras sintéticas no son propensas a prenderse fuego fácilmente y se funden lejos de una fuente de calor, no significa que proporcionen protección contra el fuego para materiales como por ejemplo espumas para mobiliarios, de modo que una pequeña llama puede convertirse en un incendio de magnitud, los textiles sintéticos se quemarán enérgicamente si no pueden fundirse lejos de la llama y las fibras fundidas pueden causar quemaduras severas.

La demanda para el grado de protección contra el calor y la llama varía en textiles para situaciones en las que el usuario puede ser expuesto ocasionalmente a un nivel moderado de calor radiante como parte de su día normal de trabajo y en aquellos para protección prolongada cuando el usuario está expuesto a calor radiante y convectivo severo o en contacto directo con la llama, ejemplo los bomberos.

Foto: Mundotextilmag