LA PRIMERA TELA QUE SE ADAPTA AUTOMÁTICAMENTE AL FRÍO Y AL CALOR

0
1626

Escribe: Lorena Guzmán H. / Vida Ciencia Tecnología / El Mercurio

Un nuevo tejido inteligente, cubierto de nanotubos de carbono, contiene fibras especiales que reconocen las condiciones medioambientales y se adaptan para liberar o retener el calor corporal del usuario.

Hasta ahora controlar el calor o el frío que siente una persona solo es posible sumando o restando capas de ropa, pero eso está por cambiar. Un grupo de científicos de las universidades de Maryland, en Estados Unidos, y Xiamen, en China, crearon un tejido capaz de regular la temperatura en forma automática e instantánea.

Si bien existen telas técnicas o inteligentes que permiten a los corredores mantenerse frescos, y a los deportistas extremos abrigados, ninguna de esas prendas puede reaccionar a las condiciones del medio ambiente como sí puede hacerlo esta nueva tela. Este material reacciona instantáneamente al exponerse al calor o el frío y su tecnología se puede aplicar a otros tejidos.

Futuro extremo

“Esta es la primera tecnología que nos permite controlar el paso de la radiación infrarroja (calor corporal) dinámicamente”, dice YuHuang Wang, profesor de la Universidad de Maryland y coautor del estudio. Utilizando fibras fabricadas de un compuesto químico derivado de la celulosa y cubiertas de nanotubos de carbono, los científicos lograron que la tela funcione como una compuerta que deja pasar o retener el calor.

YuHuang Wang de la Universidad de Maryland (izquierda) y Min Ouyang sostienen una muestra de su nuevo tejido que puede ajustar automáticamente sus propiedades aislantes para calentar o enfriar un cuerpo humano. (Crédito: Faye Levine, Universidad de Maryland)

Las fibras desarrolladas tienen la capacidad de absorber y repeler el agua. Por eso cuando, por ejemplo, el deportista transpira, la tela detecta la humedad y sus hebras se desordenan. Tal como una piel, las fibras forman poros u orificios para que el calor escape. Por el contrario, cuando hace frío y la humedad es baja, esos poros se cierran, reteniendo así el calor corporal.

El sistema es tan preciso que sus creadores aseguran que la persona que use una prenda de este material no alcanzará a sentir calor antes de que la tela detecte el cambio de condiciones y comience el proceso de enfriamiento.

“El cuerpo humano es un radiador perfecto y emite calor rápidamente”, explica Min Ouyang, también profesor de esta casa de estudios y coautor. “Históricamente, la única forma de regular este radiador ha sido sacándose y poniéndose ropa, pero esta tela es un verdadero regulador bidireccional”, agrega.

Existen telas que cambian de color, miden la presión arterial o le indican a un practicante de yoga si está haciendo una postura correctamente, pero la tela recién desarrollada es un paso importante para la ropa del futuro, asegura Giuseppe Grazioli, académico de Diseño de Vestuario y Textil de la Universidad Andrés Bello.

“Los tejidos inteligentes del futuro serán como una segunda capa que no solo servirá como protección o para llevar dispositivos médicos; también protegerá de las temperaturas extremas que está provocando el cambio climático”, opina el académico. De esa forma, cuando se vivan olas de calor como las ocurridas últimamente en Chile y otros países del hemisferio sur, la gente podrá afrontarlas mejor.

Los investigadores tejieron un trozo de tela de medio metro cuadrado de tamaño para mostrar que la tecnología se puede ampliar. (Crédito: Faye Levine, Universidad de Maryland)
Por ello este desarrollo se ha vuelto urgente. Hace algunos años, 3M, una de las empresas líderes en el mundo en creación de nueva tecnología, instaló en Estados Unidos un centro exclusivo para el desarrollo de telas inteligentes. La idea no solo es proteger al ser humano, sino también al medio ambiente, disminuyendo la cantidad de ropa que se usa y utilizando materiales menos contaminantes, como pigmentos en base a bacterias, por ejemplo. “En el futuro, no solo usaremos ropa que autorregule la temperatura, sino también su color”, explica el experto. Así, el mismo vestido negro que va acorde a una reunión de negocios en la mañana, servirá para una fiesta en la noche tras solo cambiar su diseño con una aplicación.