LA REPELENCIA AL DESNUDO

0
789

Escribe: Jorge Gonzales.
Rudolf Reimsac

Imitando a la naturaleza

Muchas de las grandes innovaciones científicas se basan en la imitación de la naturaleza. La fascinante habilidad de determinados seres vivos para adherirse a las superficies, repeler el agua, endurecer la piel o generar energía a partir de la luz solar ha inspirado investigaciones punteras en el marco de lo que se conoce como la “Bio-mimética”.

La repelencia al agua en las superficies es una propiedad que se ha desarrollado extraordinariamente gracias a la bio-mimética. Por ejemplo, la rugosidad a escala molecular de la Flor de Loto ayuda a mantener hasta la más minúscula gota de agua en la parte superior de sus hojas, por más diferencia que exista entre su masa e inercia. Esta ventaja evolutiva permite su ‘autolimpieza’, ya que las gotas, cuando resbalan repelidas, arrastran las minúsculas partículas y bacterias que supondrían una amenaza para su supervivencia.

Gracias al diseño bio-mimético, varios laboratorios y compañías han emulado la repelencia al agua o superhidrofobia de la Flor de Loto para crear superficies, pinturas y recubrimientos que se limpian con agua sin necesidad de detergente, propiedad que también ha tratado de ser replicada en la industria textil.

1. ¿Qué, cómo, por qué y para qué sirve la repelencia?

La repelencia en la industria textil se refiere básicamente a la capacidad de las fibras para rechazar el agua, aceite o suciedad en general, aplicando un producto químico en el acabado a fin de que el material se mantenga seco o limpio. A lo largo de los años los agentes repelentes evolucionaron: se empezó con el uso de grasa animal, pasando por parafinas, suavizantes y siliconas, hasta llegar en la actualidad al uso de productos a base de fluorocarbonos de química C6 y dendrímeros libre de estos.

Los agentes repelentes reducen la energía o tensión superficial textil a un nivel más bajo que el del líquido que está en su superficie. Se dice que existe repelencia cuando la energía superficial del líquido es mayor que la del textil.

Los agentes repelentes más usados se basan en resinas de fluorocarbonos, los cuales están compuestos por una cadena química lateral de este compuesto, una cadena lateral de hidrocarbonos, grupos funcionales adicionales y un booster con el que se ancla en la fibra textil.

Los polímeros de fluorocarbono se obtienen a partir de monómeros de alquilo perfluorado, los cuales son importantes porque brindan las propiedades repelentes. Adicional a ello, se usan monómeros de alquilo y co-monómeros para obtener los polímeros mencionados, pero estos no se producen solos, sino que se obtienen como productos secundarios, algunos son tensoactivos perfluorados (PFOS y PFOA).

 

2. Ventajas y desventajas de los diferentes tipos de repelentes

Hoy en día los principales repelentes continúan trabajando con fluorocarbonos. Como explicamos anteriormente, en su fabricación también se obtienen tensoactivos perfluorados (PFTs) que, según estudios realizados, son bioacumulativos en el cuerpo humano y hay indicios que producen diferentes tipos de cáncer. Es por ello que se migró de la tecnología de fluorocarbonos de química C8 a C6, y actualmente están buscando pasar a los libre de fluorocarbonos (química dendrímeros).

3.Consideraciones básicas para lograr una buena repelencia.

Agentes de acabado que pueden interferir en el acabado repelente:

-Agentes antiestáticos

-Antimicrobiales

-Retardantes de flama

-Agentes Antideslizantes

-Suavizantes

-Siliconas

4. Conclusiones

Usar repelente libre de fluorocarbonos es cuidar el medio ambiente y la salud

De acuerdo a lo expuesto se concluye que, para cuidar el medio ambiente y la salud, la tendencia es usar repelentes libres de fluorocarbonos (química dendrímeros). Para ello, Rudolf Group maneja su propia línea Rucodry y su sistema Bionic Finish ECO.

 

Líneas Repelentes RUDOLF