Valor minuto y Competitividad – Pérdida de rentabilidad en el sector de confecciones

0
481

Escribe: Ing. Witson Alfredo Camones Guillermo

Descargar en PDF

En los últimos 5 años el sector de confecciones ha perdido competitividad. Las exportaciones de prendas de vestir, desde el año 2013 hasta el 2016, han decrecido; presentando una mayor contracción el año 2015, el cual fue del 24.5%. Recién en este último año 2017 el sector se recuperó, con un crecimiento de 4.7%. Si comparamos las exportaciones del 2012, que alcanzaron los US$1.603 millones FOB; versus las exportaciones del 2017, que fueron de US$874 millones FOB, las exportaciones de prendas de vestir decrecieron en más del 45%. Nuestro principal comprador, Estados Unidos, a quien exportábamos por un monto de US$615 millones FOB el 2012, en este último año 2017 exportamos US$589 millones FOB, es decir, hubo un decrecimiento de 4.3%. Venezuela, que salió del mercado prácticamente desde el 2015, exportábamos US$556 millones FOB el 2012, pero el 2017 solo US$5 millones FOB (ADUANAS, 2017).

El 96% de las exportaciones a Estados Unidos son prendas de tejido de punto en sus tres principales partidas: T-shirts de algodón, suéteres, pullovers de algodón, y box de algodón. Actualmente, el país tiene solo el 1.3% de participación en las importaciones de prendas de vestir de tejido de punto en Estados Unidos. China y Vietnam son los principales proveedores, con 32.5% y 15.3%, respectivamente. Es importante mirar a Vietnam, pues ha tenido un crecimiento de más de 60% el 2017 versus el 2012, y apunta a ser el principal proveedor de Estados Unidos (International Trade Centre, 2017).

Esta pérdida de competitividad del sector de confecciones en nuestro país se debe principalmente a los altos costos de mano de obra y sobrecostos laborales, en comparación con los principales competidores en el mundo, como son los países Asiáticos y de Centroamérica, quienes ofrecen menores precios para un mismo producto. Esto se traduce en menores ventas para las empresas de confecciones y/o menores márgenes.

El país tiene uno de los sobrecostos laborales más altos entre los principales competidores. Para la mediana y gran empresa estos llega al 60%, es decir, si el trabajador tiene un salario mínimo de 850 soles (US$250), el empleador desembolsará un 60% más a favor del trabajador, lo que corresponde a 1.360 soles (US$250 + 150 = US$400).

Si nos comparamos con Vietnam, por ejemplo, este tiene un salario mínimo de US$157 y un sobrecosto laboral del 22%, lo que correspondería a US$191; un 52% menos que en nuestro país. Así también, tenemos a El Salvador, que tiene un salario mínimo de US$211 y un sobrecosto laboral del 21%, equivalente a US$254, es decir, un 37% inferior. Bangladesh es uno de los países que tienen el menor salario mínimo: US$68, que sumado al sobrecosto laboral da un total de US$109, casi la cuarta parte de la mano de obra en el país.

La mano de obra directa en la estructura de cotización de una prenda, dependiendo de la construcción y configuración de la misma, puede representar entre el 20% y el 30%; sin embargo, para Vietnam representa entre el 7% y el 15%. Tener un costo de mano de obra mayor afecta directamente a la cotización de una prenda, por lo que tendremos mayores precios.

Las empresas de Confección necesitan un indicador de Productividad

Uno de los factores críticos que determinan el éxito de la competitividad en el sector de confecciones es la productividad. Si bien existen otros como el know how, la calidad, tiempos de entrega más cortos, flexibilidad, capacidad de producción, etc., se trata de factores que pueden ser manejados y mejorados por las propias empresas, sin embargo, algo con lo que no podemos lidiar es con el costo de la mano de obra que viene incrementándose cada 2 años. Eso, sumado a la rigidez laboral y los altos sobrecostos laborales, nos restan competitividad.

Frente a esto, las empresas de confección en nuestro país tienen que mejorar su productividad; este es el factor clave para contrastar los incrementos en los costos de mano de obra. El mercado exige producir lotes más pequeños y con una mayor variedad de productos, por lo que es importante ponerle atención y foco a la manufactura de prenda, la cual concentra más mano de obra.

En ese sentido, las empresas necesitan contar con un indicador clave que indique el concepto de productividad que les permita saber qué tan eficiente y cuánto recurso se está usando para producir minutos. Finalmente, a las empresas de confección lo que les interesa es producir la mayor cantidad de prendas con el menor costo y tiempo posible.

El Valor Minuto

El indicador clave en confecciones es el Valor Minuto (VM), el cual mide los costos incurridos por cada minuto producido. En los costos incurridos se considera a la mano de obra directa (MOD), mano de obra indirecta (MOI) y costos indirectos de fabricación (CIF), que se usan para producir minutos de producción. Los minutos de producción son aquellos minutos que se calculan con los tiempos estándares que se necesitan para la elaboración de la prenda, estos tiempos son los justos y necesarios para elaborar la prenda en condiciones normales de trabajo.

Es necesario conocer el valor minuto en la parte manufacturera, y de esta manera saber cuánto le cuesta a las empresas producir un minuto. Cuanto menor sea este indicador, significa que se está aprovechando mejor el recurso y, por lo tanto, se está produciendo una cantidad de minutos a un menor valor. Si este indicador es mayor, quiere decir que se está produciendo una cantidad de minutos a un mayor valor y, por lo tanto, no se está usando correctamente el recurso asignado.

Conocer este valor les permitirá a las empresas tomar mejores decisiones, mejorar sus procesos, plantear metas, cotizar prendas de manera más rápida, presupuestar costos y gastos, y medir la gestión de sus jefes y gerentes.

Fórmula: Valor Minuto   =        (Costos incurridos )                                                                                                       (Minutos producidos)

Donde:   Costos incurridos= MOD+MOI+CIF

Minutos producidos = ∑( TS Prenda x  Cant.Prendas)

        TS Prenda: Tiempo estándar de una prenda

El Valor Minuto debe considerar los elementos de costo del área de producción propiamente, y de las áreas de soporte o apoyo. Si estas tienen participación en otras áreas, se deberá buscar un inductor para prorratear el costo.

Áreas de aplicación:

  • Corte
  • Confecciones
  • Acabado de prenda
  • Otras áreas manufactureras

¿Cómo obtener un Menor Valor Minuto?

Un menor Valor Minuto se obtendrá si se incrementan los minutos y se reducen los costos. El incremento de minutos se debe al incremento de la eficiencia, mientras que la reducción de costos depende de la mejora de procesos y el control de costos a todo nivel, cuidando los presupuestos planteados, gastando solo lo necesario.

El Valor Minuto de la mano de obra directa representa aproximadamente el 70% del Valor Minuto total, y este se relaciona directamente con la eficiencia: a mayor eficiencia menor será el Valor Minuto. Es importante, por lo tanto, conocer qué factores afectan la eficiencia para poder mejorarlos. En el caso del área de confecciones, por ejemplo, los factores que pueden afectar la eficiencia son:

  • Número de cambios de modelo.
  • Personal de baja eficiencia: maquinistas y manuales.
  • Método de trabajo en las operaciones y definiciones de construcción.
  • Balance de línea.
  • Anticipación al cambio de modelo y alistamiento de máquinas.
  • Tiempos muertos por desabastecimiento de carga.
  • Ausentismo del personal.

Para el control de costos las empresas deben poner atención a las horas extras dobles, horas extras al 35%, bonificaciones nocturnas, la cantidad o requerimiento de personal en las áreas de soporte para atender la producción y los costos indirectos de fabricación que se usan en la misma. Todos estos deben ser presupuestados para la cantidad de minutos a producir, de manera que se use el recurso necesario.

Estrategias que pueden usar las empresas

• Implementar un sistema integral de incentivos, mediante la estrategia “ganar-ganar”. El sistema de incentivos debe orientarse a los colaboradores involucrados en la producción de minutos, por ejemplo, a los integrantes del área de confecciones, principalmente al maquinista, y a los demás colaboradores, como manuales, habilitadores, supervisores y mecánicos. Un buen sistema de incentivos permitirá generar una mayor expectativa en el colaborador para ganar más, lo que se traducirá en un mayor esfuerzo y eficiencia. Finalmente, a la empresa le permitirá generar más minutos, y de esta manera el Valor Minuto se reducirá a pesar de haberle pagado más al colaborador. El incentivo debe estar alineado a mejorar la calidad del producto, por lo que el incremento de eficiencia no debe significar una menor calidad, al contrario, debe estar alineado a reducir el porcentaje de defectos.

• Plantear metas de Valor Minuto alcanzable para el área de producción y las áreas de soporte.

• Controlar los costos y presupuestos de las áreas de producción y las áreas de soporte, alineado al Valor Minuto meta.

Importancia del Valor Minuto

  Único, engloba todo el concepto de productividad.

  Cotización de prendas,  su aplicación es directa: Costo de Confección =  VM x TS.

  Cotización de servicios externos.

  Permite presupuestar.

• Medir la gestión de los jefes y gerentes. Establecer

   promociones.