“LA APTT TIENE QUE SER PARTE DE LA MESA EJECUTIVA CREADA POR EL MEF”

0
639

En esta entrevista, el nuevo presidente de la Asociación Peruana de Técnicos Textiles (APTT), el ingeniero Mariano Iberico, recuerda su paso por la institución y nos comparte las metas que espera concretar en la asociación. Además, considera necesario que uno de estos cambios sea impulsar la participación de la APTT en la “Mesa Ejecutiva para el Desarrollo del Sector Textil”, creada recientemente por el Gobierno para coordinar, proponer soluciones, facilitar e impulsar las acciones que contribuyan a mejorar la productividad y competitividad del sector textil y confecciones.

Mariano Iberico Ocampo, es egresado de una de las primeras promociones de ingeniería textil en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y tiene una vasta experiencia en esta industria que lo ha acompañado desde su infancia. Es fundador de 1996 DICOSE S.R.L. Consultores empresariales, empresa que asesora proyectos, realiza tasaciones e informes técnicos de producción, revisa sistemas de gestión en medio ambiente, seguridad industrial y salud ocupacional. Ha sido presidente del Colegio de Ingenieros del Perú y durante el 2000 manejó las riendas de la Asociación Peruana de Técnicos Textiles (APTT), en cuya gestión se implementó la galería fotográfica que se luce en el auditorio y donde aparecen los retratos de todos los que fueron presidentes de la asociación. Años más tarde, fue vicepresidente de la APTT durante la administración de Daniel Delgadillo, pero hoy vuelve asumir el Consejo Directivo de con muchos proyectos de desarrollo en mente.

¿Su experiencia en el rubro y en la institución contribuirán a su gestión?

Fui directivo de la APTT en el 2000 y hace cinco años fui vicepresidente, acompañando al ingeniero Daniel Delgadillo en el Consejo Directivo. Conozco muy bien la asociación y siempre me he mantenido cercano a ella. Además, tengo experiencia en otras instituciones: he sido presidente del Capítulo de Ingeniería Química del Colegio de Ingenieros del Perú en dos oportunidades y también directivo del Cuerpo Técnico de Tasaciones del Perú. Conozco el manejo correcto de las organizaciones.

¿Cuánto ha cambiado el sector textil desde que asumió la presidencia de la APTT por primera vez?

El sector textil y confecciones siempre ha sido muy dinámico y se ha manejado con tecnologías modernas. Esto lo veo muy de cerca porque la actividad en la que me desarrollo es una consultora que trabaja con las principales industrias textiles. Pero yo diría que el cambio más sustancial ha ocurrido es en la parte de digitalización, y hoy en día las industrias peruanas se tienen que adecuar a este sistema porque es la mejor manera de que logren ser competitivos. Lógicamente, la competencia ya no solo es local, sino también global, así que es necesario recursos humanos capacitados.

¿Cuáles son las principales metas que se ha trazado para esta nueva etapa?

Continuar con los cursos de capacitación que se vienen desarrollando de forma muy adecuada. Y sería importante que nuestra infraestructura mantenga esa afluencia que registraba al inicio, pues la APTT ha sido formada a base del esfuerzo de los primeros asociados. También me gustaría que los socios vengan con sus familias porque tenemos un bonito auditorio y podríamos usarlo para actividades culturales.

Como menciona, la asociación organiza constantes talleres y ponencias. ¿Cuál es la importancia de poder enlazar los conocimientos teóricos a quienes ya están en el campo laboral?

Lo importante es que de esa manera el profesional actúa más a conciencia. Por ejemplo, en nuestra gestión, quisiéramos repotenciar la industria textil y confecciones, y hablar de temas como el incremento de la productividad; la forma como manejas una empresa, cómo controlas o reduces los costos y cómo haces control de calidad, pues eso hace la diferencia en una compañía exitosa. Por eso es importante trabajar con gente calificada, que tenga claro el por qué se hacen las cosas. El empresario tiene que entender que no se trata de tener un personal al que se le paga poco: las mejores y más rentables empresa son aquellas que se acompañan con recursos humanos altamente calificados.

¿Cree que los empresarios peruanos comprenden ese balance salarial?

Hay que trabajar ahí. Habría que sensibilizar un poco más para que se den cuenta que una persona bien informada y calificada tiene que tener una retribución acorde a esos conocimientos. De lo contrario, simplemente migra a otro sector; eso ha pasado mucho en la industria textil.

La semana pasada, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) conformó la «Mesa Ejecutiva para el Desarrollo del Sector Textil» con el objetivo es identificar los problemas de la industria. ¿Cómo podría colaborar la APTT?

La APTT tiene que estar presente en la mesa porque tiene mucho que aportar, no solo en infraestructura, sino también con profesionales altamente capacitados en la industria de confecciones. Voy a ver a la manera de acercarnos a esta iniciativa para sumar esfuerzos. El MEF se ha dado cuenta de que la industria textil es una de las pocas que ha tenido mucho éxito en las cifras de exportación y está haciendo este llamado para que repotencie su aporte a la economía, por ello participan instituciones como la Sociedad Nacional de Industrias, la Cámara de Comercio de Lima, ADEX, la Asociación Internacional de la Alpaca, entre otros.

La apuesta actual es por una industria más sostenible. ¿Estos esfuerzos también se verán reflejados desde la asociación?

Por supuesto. Ser una industria sostenible hoy es algo obligatorio. La empresa que no está realizando este tipo de actividades no puede exportar porque te hacen un seguimiento desde qué materia prima estás utilizando, con qué recursos humanos trabajas o si estás ahorrando agua y energía. Además, las compañías que exportan y los grandes compradores comerciales te exigen una política sostenible.

¿Cuál es su visión del sector textil dentro del país?

Lo que más nos afecta es la importación. El control no se hace exhaustivamente y hay mucho contrabando, que es uno de los factores que más daño le ha hecho en la industria textil. Conozco casos de hilanderías que han cerrado y de empresas tradicionales que tecnológicamente siempre se han preocupado por estar a la vanguardia con sus maquinarias, con buenos cuadros de profesionales, pero que simplemente no pueden competir con las compañías informales. En cualquier parte del mundo los países defienden a su industria, pero aquí ha sido al revés.

Los retos que mencionas, como el contrabando, ¿cómo podemos afrontarlos desde la asociación?

Nosotros tenemos una herramienta muy importante que es la Revista Mundo Textil. Me acuerdo que cuando estaba como presidente, en el 2000, hicimos una buena lucha sacando artículos de relevancia. En ese momento se iniciaban las importaciones chinas, y nosotros dimos cabida a otras instituciones para publicar lo que escribían. Otra forma de afrontarlos es participando en la Mesa para el Desarrollo del Sector Textil y sumando esfuerzo con las catorce instituciones importantes que están inscritas.

Competitivamente hablando, ¿qué podríamos mejorar a nivel país?

Nuestra industria se tiene que desarrollar mucho más en la parte del diseño y de la moda para que pueda ofrecer cosas que tengan un valor agregado. La capacidad de nuestra gente en cuanto a confección, construcción de telas, está muy bien, pero el mercado también te pide novedades. El empresariado peruano tiene que apostar por los textiles inteligentes que se manejan en otras partes del mundo. También deberían preocuparse en enlazar la industria textil con otras afines. Te doy un ejemplo: en Europa se desarrollan eventos de calzado que trabajan en conjunto con el textilero, el confeccionista, e incluso con productores de cosméticos y joyería. Esas alianzas hacen crecer y también abren nuevos mercados y puestos de trabajo.