La familia Hilbck, el algodón del país y pima en Piura hace cien años

0
28

Autor: James M. Vreeland Jr. 

Pocos sabemos que este año Piura celebra un acontecimiento muy singular y significativo: el centenario de la inmigración del algodón “pima piurano” hace exactamente un siglo. Fue don Emilio Hilbck Seminario (1878-1966), hacendado y progresivo agricultor de Piura, quien trajo al Perú desde el condado de Pima, Arizona, EE.UU., las semillas del afamado algodón pima. Las sembró de inmediato en su fundo cerca de Catacaos, desde donde —dada la alta calidad de su fibra— su cultivo se extendió hasta cubrir, en los años 60, casi 70,000 hectáreas. Pero ¿quién fue este señor y por qué es importante reconocer este hito, que dio inicio a una revolución tanto en el agro piurano como en la industria textil peruana?

El 5 de enero 1877 nace en Piura su hijo Emilio Hilbck Seminario, destinado a seguir y ampliar los negocios de su familia. Cuando joven, fue enviado a la escuela secundaria Ostendorf, en Lippstadt, Alemania, al igual que su hermana Joaquina. Aunque no sabemos la fecha de su retorno a Piura, inevitablemente apoyó a su padre Friedrich en el negocio familiar: F. Hibck & Cía. 

Don Emilio Hilbck Seminario y doña Josefa Navarrete Rásuri de Hilbck.

Caracterizado como progresivo agricultor y algodonero, don Emilio se enteró de una nueva variedad de algodón obtenida en el condado de Pima, Arizona, EE.UU., llamada, justamente, pima cotton. Según su nieto, don Francisco “Pancho” Hilbck, su abuelo envió en 1922 tres ingenieros agrónomos a Arizona para evaluar las características de la fibra, clima y suelos apropiados para su cultivo. Satisfecho con el informe positivo de que la calidad de la fibra era superior, que su ciclo vegetativo era más corto y que prosperaba en condiciones agroecológicas muy parecidas a Piura, Emilio Hilbck ordenó a los ingenieros traer semillas de esta variedad de algodón pima.  

El primer lote de semilla de algodón pima fue traído en 1922 y de inmediato fue sembrado en su fundo, en su hacienda Narihualá. Este “experimento” resultó ser el inicio de una revolución en la agricultura e industria textil, no solamente en Piura, sino a nivel nacional. Ese mismo año, en día 27 de abril, el diario El Tiempo, de Piura, publicó una serie de artículos sobre el cultivo del algodón pima en Arizona, el primero de varios otros reportes promoviendo las bondades del novedoso “algodón pima americano”.

La única foto (Fig.3) encontrada hasta la fecha del Ing. Emilio Hilbck e hijo del mismo nombre, en su hacienda Narihualá, con el Ing. L. Vega B., jefe de la sección de genética “Alto de la Cruz”, Bajo Piura, probablemente en la década de 1920.

Debemos preguntar qué tipos de algodón se sembraban en Piura antes del pima en esta época. Hemos documentados varios entre estas variedades introducidas, como la egipcia llamada “Mita-fifi” y el autóctono algodón “del País”, ecotipo que yo bauticé en 1977 con la frase “algodón nativo peruano”. El más difundido sin duda fue el “del País” o “nativo”, que los agricultores y artesanos del antiguo Perú domesticaron y mejoraron desde hace más de 6,000 años. Ellos desarrollaron “algodón nativo” en una diversidad de colores naturales, entre ellos, blanco, beige, pardo, café e inclusive un color sumamente raro, “fifo”, ¡un tono liliáceo-gris! 

Fig. 2: Plantación del algodón “del país”, de un año y medio. Hacienda «San Francisco», en el valle de la Chira, en reseña industrial del perú, Alejandro Garland, 1905, p. 66.