“EL CONSUMIDOR PIDE APOSTAR POR LA SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL”

0
2365

Marcos Chiok, Gerente de Operaciones Manufactura de la empresa peruana Textil Del Valle, conversó con nosotros sobre las medidas sostenibles que ha emprendido su empresa para ser líderes en el mercado, entre ellas, la instalación de paneles solares que les proporciona energía eléctrica, tecnología verde y los beneficios del Lean Management.

Textil Del Valle es una empresa peruana, ubicada en Chincha, que fabrica prendas de vestir de alto valor agregado. Destaca por sus técnicas de tejido e hilados de algodón Pima y Tangüis, y otras fibras como el polyester y el nylon, que representan cerca del 25% de su producción. Como muchas otras compañías, apuesta por que sus procesos sean amigables con el medio ambiente, por lo que en febrero de este año inauguraron una planta con más 1300 paneles solares que les proporciona energía eléctrica. Conversamos con Marcos Chiok, Gerente de Operaciones Manufactura de Textil Del Valle, sobre la tecnología verde que emplean, los beneficios del Lean Management y sus modernos procesos de estampado. Además, de su reciente experiencia en Sri Lanka y Vietnam, donde visitó grandes plantas textiles y pudo conocer los avances del gigante asiático.

Marcos Chiok, Gerente de Operaciones Manufactura de la empresa peruana Textil Del Valle.

Textil Del Valle tiene treinta dos años en el mercado, ¿cómo ha evolucionado el sector textil desde su creación?

Antes el consumidor valoraba mucho la relación entre precio y calidad, sin embargo, esto ha cambiado. Ahora el consumidor -y con esto me refiero al que finalmente compra la prenda- busca sostenibilidad; está preocupado en que las empresas cumplan las leyes laborales y ambientales.  Y también le interesa que exista una historia detrás de cada producto.

¿Qué es lo que les ha permitido como empresa seguir vigente en un mercado muy competitivo?

Textil Del Valle fabrica prendas de vestir para exportación a clientes de marcas prestigiosas, por ende, muy exigentes. Primero, el cumplir en términos de calidad y entregas nos ha ayudado a que ellos sigan confiando en nosotros; segundo, nuestro enfoque en innovación a través del Área de Desarrollo es muy fuerte, siempre vemos cosas distintas que ofrecerles. También apostamos por la implementación de nuevas tecnologías, ya que estamos a la vanguardia de lo nuevo que sale en el mercado para vender productos con más valor, y hemos incursionado en el estampado digital y otras técnicas. Por último, apostamos mucho por el desarrollo del talento humano porque creemos, como empresa, que es el principal recurso que tiene una organización. Estamos trabajando en programas para captar profesionales jóvenes y talentosos que quieran desarrollarse trayendo conocimientos, incluso en rubros distintos al textil. Ellos vienen con herramientas relacionadas al Lean Management y nos ayudan a crecer.

¿Cuál es su compromiso con el medio ambiente y la tecnología verde?

Es muy alto. En Textil Del Valle queremos reducir el impacto de CO2 y el consumo de agua al máximo. Por ello, decidimos invertir en una planta con más de 1.300 paneles solares de última tecnología, instalados en un terreno de 5.000 metros cuadrados, que nos abastecerá con el 50% de la energía que usamos diariamente. Tenemos una planta de ósmosis inversa que también nos ayudará a reutilizar el 50% de este recurso, unos 600 m3 por día. Además, nuestro compromiso con la sostenibilidad involucra el desarrollo de nuestros colaboradores: hemos implementado clases de yoga para el personal en un ambiente especial, y una plantación orgánica de verduras para nuestros comedores.

Fueron la primera empresa peruana en recibir la certificación ISO-14001 de manejo ambiental. ¿Qué responsabilidades supone este reconocimiento?

Buscamos crear una cultura de respeto y cuidado al medio ambiente. Como primera empresa del rubro textil peruano en certificarse con el ISO-14001, queremos ser ejemplo y un referente en el país, motivando a las demás compañías a apostar por un Sistema de Gestión Ambiental y alcanzar esta certificación que se renueva cada tres años. En esta certificación se verifica un correcto control de efluentes, emisiones, el conocimiento de la norma por los colaboradores y disposición de residuos.

¿Qué beneficios ofrece el Lean Management, el modelo de gestión que utilizan?

Lean Management es una filosofía de administración en todas las áreas de la compañía, la cual busca la eficiencia en los procesos en base a la eliminación de los desperdicios. Esto conlleva a que haya una mejora notable en costos, calidad y tiempos. Pensando como empresa, y en nuestro sector, tener muy buena calidad, ser competitivo en precios y lograrlo en menos tiempo -que se traduce en una reducción de lead time de producto- es excelente. Asimismo, usamos la digitalización como herramienta para mejorar el control online y ser más rápidos en la toma de decisiones para mejorar eficiencia, calidad y reducir las mermas.

¿Desde cuándo lo aplican en la empresa?

Hace unos dos años. Primero, evaluando qué oportunidades de mejora teníamos en toda la cadena, con entrenamiento en los diferentes niveles y la implementación de herramientas para el análisis causa-raíz. El Lean Management exige que las personas que están dentro de la empresa modifiquen o cambien su forma de actuar y pensar, por eso tenemos un área específica que da el soporte a toda la organización. Además, hemos puesto en práctica las 5 S: eliminar, ordenar, limpiar, estandarizar y disciplina, por sus sílabas en japonés. Hoy tenemos más de la mitad de áreas con las 5 S implementadas.

Estos cambios vienen impulsados por el directorio y la gerencia general, sabiendo que nuestro sector es altamente competitivo y que muchas empresas ya trabajan de esta  forma, teniendo en cuenta que nuestra competencia está en Asia y Centroamérica, donde ya viene trabajando esta filosofía hace varios años.

¿Cuáles son sus principales avances en innovación tecnológica?

Actualmente, hemos hecho grandes inversiones en maquinaria, por lo que tenemos procesos de estampado muy a la vanguardia. Eso nos permite tener variedad de productos y dar una atención más rápida y oportuna a nuestros clientes sobre los diseños de las prendas que nos piden. Primero, está el estampado digital sublimado que imprime sobre una infinidad de materiales. De esa forma, ya no solo nos enfocamos en el algodón, que es un material que se utiliza mucho, sino también en el poliéster. Para el estampado digital reactivo hemos adquirido una máquina llamada la Monna Lisa. Tenemos el estampado serigráfico, de los conocidos pulpos. Y, por último, trabajamos con un estampado DTG (Direct-to-garment printing) con una maquinaria de marca Kornit. Podemos usar los procesos de forma separada o hacer una mezcla entre ellos.

Con algunos clientes estamos trabajando muestras, y con otros ya hemos empezado una producción. Además, hemos incursionado en la digitalización en nuestras operaciones. Poseemos tablets en todas las áreas de producción, televisores que nos dan información online de lo que está pasando en la planta y que nos permite tomar decisiones mucho más rápidas.

Sus clientes son marcas mundiales reconocidas, ¿cuál es la exigencia que ello conlleva?

Definitivamente la exigencia por producir prendas con altos niveles de calidad, y el cumplir con los pedidos y abastecimiento, es altísima, pero eso nos ayuda a diferenciarnos. Mientras más grande sea esa diferencia y le demos un valor distinto al producto final, seguiremos creciendo con ellos. Por otro lado, varias empresas con las que trabajamos y queremos laborar, están apostando por la sostenibilidad y el desarrollo de personas, y en ese aspecto, estamos alineados con ellos.

LA EXPERIENCIA ASIÁTICA

En enero visitó empresas textiles en el continente asiático, ¿cómo fue su experiencia?

Estuvimos en tres plantas textiles muy grandes de Sri Lanka y Vietnam, que facturan más de dos mil millones de dólares al año. Vimos que las empresas están apostando por la sostenibilidad ambiental porque es lo que el consumidor de hoy está pidiendo. También, implementan el Lean Management para hacer que sus operaciones y todos los procesos funcionen de una manera óptima y eficiente.

¿Cómo opera el sector textil de Asia en comparación con Perú? ¿Qué podríamos aprender de ellos?

En estos países, los gobiernos han otorgado beneficios tributarios y laborales a las empresas para que puedan desarrollarse y crecer. Por ejemplo, MAS es una de las compañías que visitamos y tiene muchos años de funcionamiento, pero como ha recibido apoyo del gobierno, ha crecido mucho más rápido. Actualmente MAS tiene 57 plantas en 16 países y 100.000 trabajadores. Creo que ahí hay una buena oportunidad de progreso si se cuenta con leyes que apuesten por el sector y hagan crecer la industria.

El gigante asiático es uno de nuestros principales competidores en el sector textil, ¿cuál es la importancia de generar alianzas con ellos?

Las empresas asiáticas nos llevan varios pasos por delante, debido a aspectos que he ido comentando, como la sostenibilidad y el Lean Management, los cuales aplican desde hace varios años. Si queremos generar alianzas con ellos, deberá ser para analizar la oportunidad de nuevos mercados que permitan mayor demanda de productos y clientes.

¿Qué le recomendaría a las empresas que también se encuentran en este rubro y recién están empezando?

Les diría que apuesten por la sostenibilidad y una gestión distinta, como hemos visto en las empresas textiles de otros países. Sistemas como el Lean Management te permiten buscar la eficiencia y la excelencia operativa. También deberían pensar más en su consumidor, que lo conozcan y que se preparen para ofrecerles productos ad hoc a sus necesidades. El mercado es cambiante, siempre está evolucionando y debemos estar muy alineados a lo que busca el comprador, con todas las nuevas tendencias, la información y la tecnología. Y lo que hoy demanda es sostenibilidad.

Para Textil Del Valle es muy importante enlazar sus conocimientos con la academia. ¿Están trabajando con un objetivo en común?

Nosotros tenemos una política de puertas abiertas, por ello, universidades e institutos son  bienvenidos a conocer la empresa. Pueden visitarnos y ver lo que técnicos, ingenieros u otras carreras afines hacen en la planta. Eso ayuda muchísimo para seguir mejorando la calidad de profesionales que tenemos hoy en día en el sector.  Además, como ya mencioné, venimos implementando programas Trainee para profesionales egresados y que puedan desarrollarse en la empresa.

Finalmente, ¿cuáles son las proyecciones y planes a futuro de Textil Del Valle?

Del 2017 al 2019 hemos crecido 50%, el porcentaje más alto que ha tenido una empresa en el sector. Este año pretendemos subir entre un 15 y un 20 por ciento. ¿Cómo lo lograremos? Pues acabamos de adquirir una fábrica en Lima y ya estamos pensando en la internacionalización. Queremos captar nuevos clientes en base a nuestra propuesta sostenible y con la implementación del Lean Management. Esto nos ayudará a ser más competitivos, mantener a los clientes fidelizados y captar otros más que nos ayuden en este desarrollo. Estamos dejando de ver el jardín para empezar a ver el bosque. Las oportunidades están afuera y se llama Estados Unidos. Por otro lado, junto con diez empresas, y el apoyo del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, vamos a iniciar un proyecto comandado por la consultora Mckinsey. Este nos ofrecerá los drivers que debemos desarrollar para ampliar nuestras competencias a largo plazo.